domingo, 23 de mayo de 2010

Shlomo relata en su libro SONDERKOMMANDO, "sin omitir nada" cómo vivió el Infierno

"Unos acompañaban a los prisioneros que llegaban desde los trenes hasta las cámaras de gas; los ayudaban a desvestirse y a entrar en aquel sótano; cuando morían, 10 o 12 minutos después, sacaban los cadáveres, y otros les cortábamos el pelo, les quitábamos los dientes de oro y luego los metíamos en los hornos crematorios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada