sábado, 26 de enero de 2013

DE LEONORA CARRINGTON, ESCULTURAS Y PERSONAJES FANTÁSTICOS, HASTA EL 19 DE MAYO




Leonora Carrington, grandeza surrealista
El Centro Nacional de las Artes presenta una de las exposiciones más ambiciosas sobre el trabajo escultórico de la artista surrealista, reuniendo 29 de sus figuras.
Por AGENCIA REFORMA / BRENDA DÍAZ / MÉXICO
Publicada el 01/26/2013


Pocas veces puedes ver tantas esculturas de Leonora Carrington en un mismo lugar, con dimensiones variadas, de plata y bronce, sobre los distintos personajes que la artista surrealista creó en los últimos años de su vida.

Desde un hombre gato de 20 centímetros hasta una mujer pájaro de 3 metros de altura, los seres imaginarios que Leonora Carrington convirtió en esculturas causan la sensación de que uno se ha trasladado a un universo de ensueño.

Ahora, 29 de estas figuras se reúnen en un mismo lugar, que no es otro universo, sino el Centro Nacional de las Artes (Cenart), para conformar “Leonora Carrington y sus Personajes Fantásticos”, una de las exposiciones más ambiciosas sobre el trabajo escultórico de dicha artista surrealista.

Un hombre venado, un camaleón alado, embarcaciones fantásticas y misteriosas máscaras forman esta exhibición que se inaugurará el próximo miércoles a las 7 de la noche en la Galería Juan Soriano del Cenart.

“Las obras fueron creadas entre el 2009 y el 2011, la última etapa de la maestra trabajando. Ella era una persona con una gran creatividad, para ella no había un límite, y hasta los 94 años siguió creando”, detalla la museógrafa Beatriz Vidal en relación a las piezas en exhibición, ideadas por Carrington durante sus últimos dos años de vida.

“Sus piezas tienen un sello específico, hay una tipología como de zoología fantástica”, asegura Mónica López Velarde, crítica de arte.

Algunas de las piezas se exhiben por primera ocasión gracias a “Leonora Carrington y sus Personajes Fantásticos”, como las pequeñas figuras de plata tituladas “La Dragoneza”, “Gato de la Noche” y “The Palmist”. Esta última también se puede apreciar en bronce, tanto en 99 centímetros como en 3 metros de altura.   

“Elefanta”, “The Ship of Craner”, “Inventora del Atole” y “A Hug”, también forman la muestra, una de las más grandes realizadas en la ciudad en torno a las esculturas de Carrington (se exhibieron 10 en Estación Indianilla en 2011 y 17 sobre Reforma en 2008). 

La exposición también incluye una serie de 20 fotografías inéditas que muestran a “La Hechicera Hechizada” -como la llamaría Octavio Paz- trabajando con sus piezas y en la fundidora, además de otras que dan cuenta del proceso de elaboración de las esculturas.

Y es que, la acreedora al Premio Nacional de las Artes y la Medalla de Oro de Bellas Artes trabajaba muchas de sus piezas en la Fundición Artística Velasco, la cual también ha realizado piezas para Vicente Rojo, Pedro Friedeberg, José Luis Cuevas y Gunther Gerzso.

“Yo trabajé con ella durante 27 años, era muy divertido, pues empezaba a platicar sus anécdotas y hablarte sobre el personaje, te transportaba a su mundo”, comenta Alejandro Velasco, actual director de esta fundidora y dueño de las piezas en exhibición.

“Recuerdo que cuando ella hacía un personaje y diseñaba sus manos, siempre me decía ‘Alejandro, vea mis manos’. Tenía dedos muy alargados, muy delgaditos, y así siempre eran las de sus personajes”, añade. 

Asimismo, se proyectará continuamente un video creado por Canal 22 que relata la vida de Carrington, quien nació en 1917 en Inglaterra, y emigró a México en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial.

Un imaginario profundo

Cuando era niña, Leonora Carrington escuchaba con asombro y atención las historias que le contaba su madre, las cuales estaban repletas de seres y eventos sobrenaturales. 

“Su madre era irlandesa y conocía bien la narración de la mitología celta, con esos seres que van desde las hadas hasta los gnomos. Fueron fantasías, mitos y leyendas que ella pudo asimilar como parte de su esencia”, explica Vidal.

“Su abuela materna le contaba historias de la mitología irlandesa, e incluso insistía en que su familia tenía vínculos sanguíneos con la antigua tribu mágica celta llamada la Tuatha Dé Danann”, agrega Susan Aberth, profesora del Bard College de Nueva York y especialista en surrealismo latinoamericano.

Estos personajes se quedaron grabados en su mente, y entretejidos con su interés por la magia, las ciencias ocultas, la astrología, el cábala y el tarot, se convirtieron en la semilla de aquellos enigmáticos seres que años después habitarían su obra. 

Va al Cenart

Atrévase a visitar un universo repleto de seres alados, máscaras y con una embarcación dirigida por animales y una mujer pájaro de 3 metros de altura.

Todos ellos forman parte de las 29 piezas que se exhibirán en “Leonora Carrington y sus Personajes Fantásticos”, a partir del próximo miércoles en el Centro Nacional de las Artes.

Es una de las muestras más ambiciosas en torno al trabajo escultórico de la artista surrealista nacida británica pero mexicana por adopción, ya que sus anteriores exhibiciones habían sido de 10 y 17 esculturas.

“Las obras fueron creadas entre 2009 y 2011, la última etapa de la maestra trabajando. Para ella no había un límite y hasta los 94 años siguió creando”, detalla la museógrafa Beatriz Vidal.

LAS CLAVES DE LEONORA

• Pertenece al surrealismo, que representa lo que se oculta en el subconsciente, y se vincula con la interpretación de los sueños. De ahí sus personajes oníricos.

• Los seres que Carrington concibió son un híbrido entre lo humano y animal. En sus piezas parece compartir, en iguales condiciones, un conocimiento mágico.

• Aunque las poses parecen de tipo ritual, ella no hacía referencia a un sistema de creencias en específico; buscaba despertar los sentidos a los misterios del universo.

• Sus máscaras reflejan su vínculo con el teatro, pues ella escribió obras, diseñó escenarios, vestuario y hasta títeres. 

• Algo que unificaba su obra era su interés por representar lo sagrado femenino, pues pensaba que era censurado por sistemas religiosos patriarcales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada