sábado, 15 de octubre de 2011

ADINA CHELMISNKY EN EXCÉLSIOR: ¿FRAUDE O NEGOCIO?

Cómo distinguir entre un buen negocio y un fraude

La línea entre una empresa multinivel y un esquema de fraude tipo pirámide es muy tenue. No todos los programas de este tipo resultan fraudulentos, pero aun los más legítimos exageran los beneficios.

Adina Chelminsky

En épocas de vacas flacas (léase de crisis o de rumores de crisis) la primera reacción de la gente es maximizar sus ingresos. Ya sea porque el dinero no le alcanza, porque ha perdido el trabajo o porque le da seguridad tener una entrada de dinero adicional. Es en estos momentos en que muchísimas personas buscan encontrar fuentes adicionales de ingresos que apuntalen y fortalezcan el ingreso de casa.

No es casualidad, entonces, que los negocios fraudulentos (aquellos que ofrecen un esquema para “hacerse rico fácil y rápidamente desde la comodidad de tu hogar, en tus horas extra…”) prosperen como fuego en leña seca.

Anuncios, ya sea impresos, en línea o de boca a boca que ofrecen la piedra filosofal de la riqueza mediante la venta de un sinnúmero de productos bajo el esquema de multiniveles. Desde instrumentos financieros hasta suplementos alimenticios. El cliente lo único que tiene que hacer es “invertir” una pequeña cantidad y firmar un contrato (que muchas veces no lee y tiene más letra pequeña que un hormiguero).

Todos estos modelos de negocio suenan maravillosos… Pero, como bien dice el dicho: Si algo suena demasiado bueno para ser verdad, lo más probable es que no lo sea.

El principal problema es que la línea entre una empresa multinivel y un esquema de fraude tipo pirámide es muy tenue. No, no todos los esquemas de este tipo son fraudulentos, pero aun los más legítimos exageran, de manera impresionante, los beneficios que ofrecen.

Por cada caso de “historias de éxito” que estas empresas presumen hay miles y miles de personas que no ganan ni un centavo y que, inclusive, llegan a perder mucho dinero.

Es cierto, existen empresas como Avon, Amway y Tupperware que son ejemplos de éxito, pero el caso de estas compañías es único y, por el tipo de productos y funcionamiento del negocio, bastante difíciles de duplicar.

Para distinguir entre un negocio legítimo y un esquema fraudulento (o simplemente uno que no va a ser redituable) es fundamental hacerle al promocionador (y a ti mismo) estas preguntas:

1. ¿Promocionan el esquema de negocio más que el producto en sí? A fin de cuentas lo que debe ser el atractivo de CUALQUIER negocio, y lo que va a sustentar tus ingresos, es el producto.

2. ¿Existe realmente un mercado para este producto? ¿Sería algo que tú comprarías… y que comprarías repetidamente? ¿Existe competencia para este producto en otras tiendas, tiene lo que vas a vender alguna ventaja en calidad y en precio? ¿Sabes qué es lo que estás vendiendo?

3. ¿Cuál es el mercado real que existe? Aun con el mejor producto, el mercado se sobresatura sobre todo si tú circulo social está repleto de vendedores (que es lo común, porque el reclutamiento es por grupos de similares).

4. ¿Tienes tiempo? Ni el Viagra se comercializa solo. Necesitas dedicarle tiempo para vender, probablemente más de lo que te imaginas.

5. ¿Te dan números reales sobre las posibilidades de venta? ¿Te explican sobre los casos de fracaso o sólo sobre los de éxito? Hay números específicos sobre lo que necesitas hacer para recuperar tu inversión.

6. ¿Te comprometes a comprar/vender una cantidad mensual del producto independientemente que la puedas colocar o no? ¿Lo vas a poder hacer?

7. ¿Cuentas con algún apoyo profesional? ¿Cuáles son las políticas de cancelación? ¿Cuánto tiempo antes tienes que notificar, hay algún costo?

8. El dinero que vas a invertir, tanto al principio como cada cierto tiempo, ¿es dinero que te puedes dar el lujo de perder?

9. ¿Te sentirías cómodo reclutando a gente cercana? ¿Qué pasa si ellos llegan a perder dinero? ¿Puedes arriesgar la relación?

10. ¿Te presionan con discursos como “ahora o nunca” o “ésta es tu oportunidad”?

TODO negocio serio debe darte, es más, debe obligarte, a que tomes una decisión con cordura y tiempo. Si el esquema te interesa lo mejor es que vayas a casa y con la cabeza fría analices todos los datos. Pide la opinión de gente que haya participado en este tipo de negocios (más de uno) y toma una decisión pensada y objetiva. COMO DEBEN SER TODAS LAS DECISIONES EN DONDE HAY DINERO INVOLUCRADO.

*Especialista en finanzas personales

Doktor Dinero adina@doktordinero.com

www.doktordinero.com @CayMill

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada