lunes, 24 de enero de 2011

¿QUÉ HACEMOS CON LOS GENIOS INFAMES?__FRANCIA rechaza celebrar a Louis Ferdinand Celine: . “Es un excelente escritor, pero un perfecto cabrón”



"Me gustaría establecer una alianza con Hitler (...) A él no le gustan los judíos... A mí tampoco... No me gustan los negros fuera de su lugar... No veo ninguna delicia en que Europa se vuelva completamente negra... No me haría ninguna gracia... Son los judíos de Londres, de Washington y de Moscú los que impiden la alianza franco-alemana (...) Dos millones de boches campando por nuestro territorio nunca podrán ser peores, más saqueadores ni infames que todos esos judíos que nos revientan (...) Siempre y en todas partes, la democracia no es más que el biombo de la dictadura judía".



Louis Ferdinand Celine

Ningún homenaje oficial hará Francia por el cincuentenario de la muerte de Louis Ferdinand Celine. “Celine es un excelente escritor, pero un perfecto cabrón” ha dicho el alcalde de París. No ha sido perdonado.

Dice la nota de Ana Teruel en “El País”:

No habrá homenaje oficial en Francia por el cincuenta aniversario de la muerte de Louis-Ferdinand Céline, fallecido el 1 de julio de 1961. Así lo ha hecho saber hoy por la tarde el titular de Cultura, Frédéric Mitterrand, tras varios días de polémica. Escritor de talento indiscutible a la par que notorio antisemita, Céline formaba parte de la Selección de celebraciones nacionales 2011, una lista de eventos y personalidades retenidos por un comité de expertos para ser homenajeados este año por la República Francesa. La publicación, editada por el Ministerio de Cultura, debía ser presentada hoy. Pero el ministro dio marcha atrás en el último momento, accediendo a la petición formulada unos días antes por al abogado Serge Klarsfeld, conocido cazador de nazis y presidente de la asociación de hijos de deportados judíos FFDJF.

“Tras una profunda reflexión, y sin dejarme llevar por la emoción del momento, he decidido que no figure Céline en las celebraciones nacionales”, ha explicado Mitterrand en la capilla de la escuela de Bellas Artes de París. El ministro ha subrayado la contribución del autor a la historia de la literatura, pero “el hecho de haber puesto su pluma a disposición de una ideologías repugnante, la del antisemitismo (…) no se inscribe en el principio de las celebraciones nacionales”.

Algunos críticos, desde luego, han mostrado su descontento:

“Pensaba que la opinión había evolucionado y que las clases dirigentes lo tenían en cuenta”, ha reaccionado el académico Henri Godard, uno de los mayores especialistas en Francia del escritor. “Estoy un poco indignado, pensaba que este tema estaba solucionado cuando se me pidió escribir la nota”. El crítico literario había redactado el ensayo que en principio la publicación del Ministerio de Cultura iba a dedicar a Céline y que hasta esta tarde estaba disponible en la página en Internet de los Archivos Nacionales.

En ella Godard empezaba de entrada con la pregunta: “¿Debemos, podemos celebrar a Céline?”, consciente de los recelos que levanta el autor. “Fue un hombre de un antisemitismo virulento (…) pero es también el autor de una obra novelesca de la que se ha convertido en habitual decir, que con la de Proust, domina la novela francesa de la primera mitad del siglo XX”, añadía.

Otros opinan (…) que es tiempo de enfrentarse de una vez al enigma Céline, con todas sus contradicciones. “Aunque la conmemoración sirviese solo a eso (…) a empezar a entender la oscura y monstruosa relación que ha podido existir, en el caso de Céline al igual que en otras personalidades, entre el genio y la infamia, habrá sido no solo legítima, sino útil y necesaria”, escribe al respecto el filósofo Bernard-Henri Lévy, en la revista digital La Règle du Jeu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada