miércoles, 5 de enero de 2011

FERNANDO V ZAMORA comenta en laberinto 395: WOODY ALLEN + BANDERAS + HOPKINS + NAOMI WATTS ¿Se puede pedir algo más?

HOMBRE DE CELULOIDE

Fernando Zamora

El ruido y la furia

Laberinto 395

Pocos cineastas han visto en hacer películas más que un Arte un Oficio. Woody Allen es uno de ellos. Su última obra, You will meet a tall dark stranger sigue un esquema muy experimentado que echa mano de patrones que él mismo construyó en filmes como Hanna and her sisters, Annie Hall y recientemente Vicky, Cristina, Barcelona. El patrón funciona más o menos así: el autor engarza la historia de diferentes parejas para fabricar un producto entretenido que sirve de pretexto para descubrir una ciudad (Londres en este caso) y tocar los temas que le interesan de toda la vida: el deseo sexual, el miedo a la vejez y a la muerte y la finitud de todos los amores. La vacuna está en el sarcasmo que distancia de un mundo sin-sentido (cómo olvidar la escena de Radio days en que un niño se deprime cuando sabe que el sol habrá de apagarse). Allen es el único gran director contemporáneo que trabaja el cine no como arte sino como oficio: con horarios de filmación de ocho horas, precios fijos para sus estrellas (algunos de los actores más caros de Hollywood aceptan sueldos por debajo de sus tabuladores por el prestigio de trabajar con él) una película al año (con o sin inspiración) y tramas que como dice uno de sus personajes aquí, no fuerzan la narrativa para demostrar concepciones teóricas. Como Miguel Ángel, Woody Allen parece convencido de que el artista es ante todo un hombre de oficio y no el personaje caprichoso que la modernidad ha querido ver. Con la factura impecable de sus cientos de obras, You will meet no ofrece sorpresas de ninguna especie y, si la analizamos con base en fórmulas narrativas, parecería tal vez incompleta. Llegados a un punto en la historia, todas las tramas secundarias se suspenden violentamente sobre una línea de Shakespeare que abre y cierra la película: “ruido y furia”. El contexto de estas tres palabras en la obra Macbeth es, sin embargo, lo que permite entender el valor de este filme particular en el inmenso corpus de Allen: “La vida es una sombra que camina, un pobre actor que sufre y se acongoja en el escenario y luego se calla para siempre: es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia que no significan nada”. Tal dice Macbeth cuando descubre que ha sido engañado por las brujas que encontró en el camino. Y este “cuento contado por un idiota” es Macbeth mirando a Shakespeare. Reprochándole su desgracia en la antesala de una muerte sin-sentido. Los personajes de Woody Allen en You will meet son, sin embargo, mucho más afortunados. Helena, el verdadero alter ego de Allen en esta película (no confundirse creyendo que Allen es el personaje de Anthony Hopkins) ha encontrado un amor que no es ni alto ni oscuro, pero que le da esta esperanza: la vida tiene sentido porque no acaba nunca. Si en Match point (su última obra maestra) Allen se atrevió a juzgar la moral de sus personajes, en You will meet (una obra menor) les está dando, como Shakespeare, la oportunidad de mirarlo a los ojos: Helena descubre esperanzada que no morirá.

FICHA

Conocerás al hombre de tus sueños (You will meet a tall dark tranger). Dirección: Woody Allen. Guión: Woody Allen. Fotografía: Vilmos Zsigmond. Con: Gemma Jones, Anthony Hopkins, Naomi Watts, Antonio Banderas y Josh Brolin. Estados Unidos, 2010




estreno el 14 de enero



DE

WOODY ALLEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada