lunes, 30 de mayo de 2011

¿POR QUÉ NOS EMPEÑAMOS EN CONSTRUIR RUINAS ARQUEOLÓGICAS A CORTO Y MEDIANO PLAZO? MEJOR NOS AHORRAMOS UNOS CUANTOS CIENTOS DE MILLONES DE PESOS.





Arrasan expertos con Estela de Luz

Descripción: http://www.reforma.com/libre/online07/imggc/reforma/pix.gif

Los constructores no han hecho caso a las observaciones

realizadas por el Instituto de Ingeniería de la UNAM

Descripción: http://www.reforma.com/libre/online07/imggc/reforma/pix.gif

Por Jorge Ricardo

Descripción: http://www.reforma.com/libre/online07/imggc/reforma/pix.gif

Ciudad de México (30 mayo 2011).- Las fallas en

la construcción de la Estela de Luz obligan a suspender

el proyecto y sancionar a los responsables, advierten

los investigadores del Instituto de Ingeniería de la UNAM,

el profesor emérito Neftalí Rodríguez Cuevas, y el

ex director de la Facultad Javier Jiménez Espriú.

La inauguración del Monumento del Bicentenario, cuyo

costo asciende a 900 millones de pesos, se ha anunciado

para "finales de 2011", cuando ni siquiera se ha concluido

la cimentación.

"No creo que se termine este año. Este proyecto, que surge

con toda clase de fallas, y que adolece de tantos problemas

técnicos, aparentemente aún no resueltos, debiera ser detenido",

considera Jiménez Espriú, miembro de honor de la Academia

Nacional de Ingeniería.

Rodríguez Cuevas afirma que el retraso y aumento en el costo

de la Estela se debe a que el Gobierno federal y el arquitecto

César Pérez Becerril, ganador del concurso para diseñarla,

han tomado decisiones erróneas que podrían terminar con

el monumento encerrado en una jaula de metal para evitar

que los rayos de las tormentas eléctricas dañen su estructura.

"Hasta ahora no han explicado cómo evitarán que, siendo de

metal y con una altura de 104 metros, los rayos dañen el

sistema eléctrico al interior de la Estela. La única manera

eficiente que conozco es la jaula de Faraday:

una jaula de fierro alrededor de la obra", señala.

Los constructores no han hecho caso a las observaciones

realizadas por el Instituto de Ingeniería de la UNAM y han

seguido juicios contrarios al diseño estructural, dice el experto.

"Pérez Becerril se empeñó en que los ocho tubos de acero de la

Estela fueran de 81 centímetros de diámetro. Le demostramos

que debían ser de 1.21 metros, y no aceptó.

Le preguntamos de dónde había sacado los 81 y respondió que

era por '1810', sin el 1 ni el 0. Al final, han quedado de 91, ya

se imaginarán por qué", explica Rodríguez Cuevas.

Según el investigador, bastaba consultar el Reglamento de

Construcciones para el DF para advertir que en la zona,

el cruce de Reforma y Lieja, existía una falla geológica

que requería un estudio de mecánica de suelos más especializado

que el realizado en 2009 por el IPN.

"Se cometió un error en la selección del sitio.

Desde hace muchos años sabemos que ahí hay un problema geológico".

Según el investigador, desde 2009, el Instituto de Ingeniería

le ofreció asesoría a Pérez Becerril, ganador del concurso

para diseñar el monumento, pero no aceptó.

"Nos visitaba y nunca tomó una decisión, luego decidió

darle el estudio de mecánica de suelos al Politécnico".

El IPN realizó el estudio en septiembre de 2009, según los

documentos en poder de este diario. Sin embargo, en mayo

de 2010, el Gobierno, a través de la empresa III Servicios,

solicitó otro, esta vez a la empresa TGC Geotecnia, mediante

un pago de 938 mil 671 pesos.

El director de la empresa Geotecnia, Enrique Santoyo,

negó en entrevista que se hubiera corregido el realizado

por el IPN. Sin embargo, apenas en la segunda página,

el documento en poder de REFORMA indica:

"El IPN realizó un estudio de mecánica de suelos

para definir la cimentación de la primera etapa de la

Estela de Luz. No obstante, ante algunas incertidumbres

presentadas solicitó a TGC Geotecnia otro estudio", señala.

Un mes antes del Bicentenario, el Secretario de Educación,

Alonso Lujambio, dijo que a partir de la investigación

canadiense se decidió reforzar la estructura.

La profundidad de la cimentación pasó de 35 a 50 metros,

aumentó el diámetro de las columnas de acero de 81 a 91

centímetros y su grosor cambió de 1.5 a 3 pulgadas.

Al mismo tiempo, se decidió traer el acero de Finlandia y

el cuarzo de Brasil, luego de laminarlo en Italia.

Todo con un incremento en el precio, de 360 a 900 millones,

y en el plazo de construcción, para acabarlo en el último

trimestre de 2011.

Neftalí Rodríguez tiene otra explicación sobre esos aumentos:

como Pérez Becerril no aceptó tubos de 1.21 metros de

diámetro y un grosor de tres cuartos de pulgada,

se usarán tubos de 91 centímetros de diámetro y grosor de

tres pulgadas. "Tres pulgadas del acero más caro del mundo".

El arquitecto estuvo mal asesorado, agrega.

Estaba seguro de que las empresas mexicanas producían

el cuarzo o cristal traslúcido.

En una entrevista publicada el 14 de mayo de 2009 dijo:

"Sólo sé que deberá ser mexicana y entrar en licitación".

Según Rodríguez, existe otro aspecto que podría echar a

perder la esperanza de que el monumento dure 200 años:

el cuarzo estará adherido al acero con un pegamento

cuya vida es de 5 años. Así que se tendrá que invertir

en mantenimiento o se empezará a caer.

El arquitecto César Pérez Becerril no contestó un cuestionario

escrito que se le mandó y la empresa III Servicios

informó que ofrecerá una rueda de prensa en breve.

Estudio geológico
"No ha quedado claro qué entidad del IPN llevó a cabo el

primer estudio geológico al que se achacan las fallas

iniciales que produjeron el retraso de la construcción

de la Estela", considera el ex director de la Facultad de

Ingeniería de la UNAM Javier Jiménez Espriú.

En agosto pasado, cuando se anunció que el monumento

iba a posponerse debido a los resultados de un estudio en

Canadá, se solicitó una aclaración al IPN.

Entonces su oficina de prensa negó que, como institución,

lo hubieran hecho ahí. Hace una semana, aceptó que fue la

Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del IPN,

pero afirmó que existe una cláusula de confidencialidad.

Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

ESTA NOTA PUEDES ENCONTRARLA EN:
http://www.reforma.com/cultura/articulo/1217562/
Fecha de publicación: 29-May-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada