viernes, 2 de septiembre de 2011

ADINA CHELMINSKY: Los mandamientos de la inversión… en tiempos de cólera (3a. de tres partes)



Los mandamientos de la inversión… en tiempos de cólera

Los mercados financieros no son el lugar para hacerse millonario (pretender esto expone tu portafolio a una enorme cantidad de riesgo), sino un arma para maximizar el valor de tu patrimonio.

Adina Chelminsky*

(Tercera de III partes)

Esta es la última parte de los muy necesarios mandamientos del inversionista, los primeros siete los puedes consultar enwww.excelsior.com.mx

8. No jugarás juegos que no sabes jugar. Te presumen que comprar derivados del dólar neozelandés es la mejor inversión de la vida, pero tú no tienes ni la menor idea de lo que es un derivado… ¡Alto! Jamás inviertas en instrumentos que no sabes cómo funcionan; esto incrementa el riesgo al que expones tus inversiones: la ignorancia es la manera más fácil de perder dinero.

Si te interesa invertir en un instrumento “diferente” del que estás acostumbrado, preocúpate, primero, por entender de qué se trata y los riesgos que implica y, después, invierte en él una cantidad de dinero mínima para poder ir, poco a poco, entendiendo en la práctica cómo funciona.

9. Buscarás asesoría. El número de opciones e instrumentos de inversión que existen en el mercado es enorme, y cada día crece más. Contar con una persona que te oriente en qué y cuándo comprar y cuándo vender es, más que un lujo, una necesidad.

10. No buscarás el último centavo. Invertir es algo que se debe de hacer con la cabeza, no con el corazón. Que no te gane la codicia; no arriesgues los pesos ganados en busca de algunos centavos adicionales.

Cada vez que compres un instrumento, ten en mente un límite de ganancia (precio objetivo), y uno de pérdida (stop loss); en el momento en el que el precio del instrumento toque alguno de los dos extremos, véndelo; ya sea porque dio buenos frutos, o porque ya no quieres seguir perdiendo.

Evita perder el tiempo (y el dinero) tratando de esperar el punto máximo para vender o el mínimo para comprar; los mercados se mueven con una rapidez sorprendente y no siempre en la dirección esperada.

11. No pretenderás inventar el hilo negro. Muchos asesores o gurúes financieros presumen poseer un “sistema o teoría infalible” para ganarle al mercado (mismo que puede ser tuyo por una módica cantidad).

¡No lo creas! No existe tal piedra filosofal. El único secreto comprobado para tener éxito es seguir una estrategia disciplinada y metódica que se vaya adaptando al movimiento y las tendencias de los mercados, al cambio de tus necesidades a lo largo del tiempo, y a que ésta te dé resultados moderados, pero consistentes.

Los mercados financieros no son el lugar para hacerse millonario (pretender esto expone tu portafolio a una enorme cantidad de riesgo), sino un arma para maximizar el valor de tu patrimonio.

12. Jamás pensarás que hay tal cosa como un almuerzo gratis. Esta famosa frase del pensamiento económico adquiere un significado especial cuando de inversiones o instrumentos financieros se trata: si te ofrecen, u oyes anunciado, algún producto o servicio financiero (desde una cuenta hasta un crédito, con “cualidades únicas y excepcionales”) lo primero que debes hacer es prender el escepticismo. Pregúntate qué hay detrás de esas tasas increíbles o esas condiciones sin precedente; quizá sean comisiones escondidas o restricciones particulares, o tal vez aplican sólo si compras también productos adicionales que no quieres y/o no necesitas.

Esto no implica que rechaces automáticamente esa oferta, sino que la estudies con los ojos bien abiertos. En el mundo financiero es particularmente importante ser un consumidor informado.

*Especialistas en finanzas personales. Doktor Dinero
adina@doktordinero.com
www.doktordinero.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada