jueves, 22 de septiembre de 2011

VERA MILARKA ES "LA DIABLA" EN REFORMA. "UNA TREGUA SICOLÓGICA"


LA DIABLA

La cuadratura al humor

Por Vera Milarka

El efecto polivalente que debe imponerse una obra que se presente como "para toda la familia" y no exclusivamente para niños, no es muy frecuente en el teatro mexicano.

Cuando los actores y sus acciones divierten a los más pequeños, por lo general aburren a los adolescentes (por algo les llaman "aborrescentes") porque aborrecen y les genera abulia todo lo creado y por crear antes y después de ellos, que en esa etapa se sienten el centro del mundo.

O bien, los adultos, con ese estigma que nos identifica hoy en día, reconocidos como la generación del "grito" (porque nos gritaron nuestros padres y nos gritan nuestros hijos), nos la pasamos temerosos buscando la aceptación de los chavillos al tiempo que fingimos ante la obra elegida la profunda pereza que nos da y las ganas que tenemos de echarnos "un coyotito".

Azis Gual, en su espectáculo de clown: Humor en cubos, consigue lo esperado casi siempre inusitado: interesar a todos. La clave está en que crea a partir de un solo elemento tridimensional (el cubo) un conjunto de acciones teatrales sencillas y dinámicas para los más chicos, y de media y alta elaboración para jóvenes y adultos, a través de la combinación de imágenes plásticas de complejidad visual donde instalar la atención. Guste o no el estilo de dicha estética el cometido didáctico y artístico se logra completamente.

Precisar y conceptualizar un encadenamiento de secuencias de actos cotidianos, acompañadas con música en vivo, partiendo de ese mundo construido por el experimentado artista del clown; una suerte de "Cubilandia" donde los personajes están concebidos y formalizados por figuras cúbicas; así como todo lo que habitan, da como resultado un gesto de divertida dificultad que estriba gracias a que este universo no gira circularmente de acuerdo con nuestras preferencias arquetípicas y ancestrales.

Toda evolución de movimiento y significado aterrizan en dichos cubos en algún plano, sea visual, real, mental o metafórico. La magia es hallarle "la cuadratura al círculo" de la vida.

La vivencia escénica multiplica a gran escala a ciertos personajes y elementos escenotécnicos y escenográficos y llena la inmensa bocaescena del Teatro Julio Castillo, donde culminará la corta temporada de esta obra, este fin de semana a las 12:30 horas, gracias a esta compañía de siete actores, cuatro músicos y un experto en sincrobufonía.

La frescura, la audacia y la riqueza de la simplicidad que transgrede la ortodoxia desde la paradoja que burla la rigidez de lo cuadrado, nos recuerda a los mejores de la técnica: Francia, Canadá y Rusia, entre otros países con exponentes de excelente calidad y cuyos referentes encontramos en este montaje.

Sirva esta magna y magnífica oportunidad para liberar como adultos nuestro niño interior, así como para aflorar la imaginación vibrante de los niños e incluso canalizar la energía de-sorganizada de pubertos y adolescentes; amén de estimular temprana y alegremente la cognición de los niños y bebés, al tiempo de reactivar la jocosidad de los adultos mayores.

La invitación es estar dispuestos a exorcizar nuestro miedo y ansiedad ante la violencia vivida diariamente en nuestro país. Es la mejor terapia para sanar el cuerpo y el alma a través del arte más antiguo y más vigente para aliviar la moderna angustia existencial.

Salga a divertirse, explore el regocijo colectivo de risas y carcajadas, acuda este sábado o domingo como una tregua psicológica para tratar de borrar por un momento la pesadilla del niño ahogado en una alcantarilla del DF, o las imágenes dantescas del tiradero de cadáveres en Veracruz, aquella ciudad que hasta hace poco, todos recordábamos por las conchas con nata chopeadas en un chocolate caliente o en un lechero chico, al tiempo que canturreábamos La Bamba para celebrar las fiestas patrias.

milarquinarte@yahoo.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada