lunes, 14 de abril de 2014

10 HÁBITOS QUE ARRUINAN TU CEREBRO



El cerebro es el órgano de la existencia, si es que existe algo que podemos llamar así. Sin él no somos nada y cualquier cosa que estemos haciendo en este momento sería imposible. Aunque estemos dormidos, nuestro cerebro sigue controlando al cuerpo y se sigue asegurando que el precario equilibrio de la vida humana siga su marcha. Pero aunque es tan importante, no siempre lo cuidamos adecuadamente.

Aquí te presentamos 10 hábitos cotidianos que pueden arruinar tu cerebro:

1. Dormir con la cabeza tapada: Parece tonto, pero esta simple acción puede crear una concentración excesiva de CO2, lo cual a largo plazo afecta a nuestro cerebro.


2. Saltarse el desayuno: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los que no desayuna no proveen al cerebro de las proteínas y los azúcares necesarios para mantenerse en estado óptimo, sobre todo en las primeras horas del día.


3. No dormir lo suficiente: La mielina es la sustancia aislante que permite un entrelazamiento óptimo entre las neuronas del cerebro y la médula espinal. Mientras dormimos, las células que intervienen en el proceso de generación de mielina se reproducen, por lo que la falta de sueño puede bajar la producción de esta importante sustancia.


4. Falta de actividad física: Como al resto del cuerpo, el ejercicio mantiene saludable al cerebro.


5. Alto consumo de azúcares: Si consumimos muchos azúcares nuestro cuerpo encuentra problemas en absorber ciertos nutrientes. Sin ellos el desarrollo de nuestro cerebro se ve comprometido.


6. Trabajar enfermos: En nuestra sociedad trabajar duro incluso cuando estamos enfermos se ha convertido en una cualidad. Lo cierto es que si lo hacemos durante mucho tiempo, nuestro cerebro puede degenerarse.


7. Las sorpresas: En efecto, ser sorprendido constantemente o tener golpes intempestivos de estrés endurece las arterias del cerebro, lo cual puede causar la disminución de su capacidad a largo plazo.


8. Contaminación: Por mucho, el cerebro es el órgano que más depende del oxígeno. Un ambiente altamente contaminado puede dañar a este órgano y causarse severas consecuencias negativas.


9. La soledad: Parece broma, pero la corteza prefrontal del cerebro (la que se encuentra encima de los ojos) se hace más gruesa y vigorosa mientras más amigos tengamos. Somos seres sociables, y necesitamos comunicarnos con otros. Incluso la fisiología de nuestro cerebro lo sabe.


10. No comer lo suficiente: Las dietas son asunto delicado. En principio están pensadas para mejorar la salud de las personas, pero si se llevan al extremo fácilmente puede causar el efecto contrario. No comer lo suficiente empobrece al cerebro y afecta la longevidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada