jueves, 16 de septiembre de 2010

BRAULIO PERALTA en LABERINTO 379: "...una prueba irrefutable de que los escritores no necesitan de becas para hacer un trabajo de primerísimo nivel"



A salto de línea

Adriana Malvido: del periodismo a la literatura

Braulio Peralta

braulioperalta@yahoo.com.mx

Refugio Castillo tenía 77 años cuando decidió otorgar a su alumno predilecto de Sombretete, Zacatecas, José García Cervantes, las 465 cartas que entre 1909 y 1921 le escribiera el hoy reconocido muralista mexicano José Clemente Orozco. Era la niña de doce años de la que el pintor se había enamorado en la Ciudad de México, en sus tiempos de estudiante. Cartas con dibujos, acuarelas y retratos para la “amada Refugito, mi preciosa niñita, mi más bella ilusión, mi dulce compañerita…! Cuca adorada, yo te amo!” Cartas que cambian la historia del arte en México sobre José Clemente Orozco, el mismo que escribiera las Cartas a Margarita, su esposa, la mujer con la que terminó sus días, publicadas en 1987.

El epistolario, que forma parte del libro El joven Orozco. Cartas de amor a una niña (editorial Lumen), muestra la inclinación del pintor por un amor secreto que duró así, clandestino, inédito para el arte mexicano hasta que la prestigiada periodista Adriana Malvido lo dio a conocer, después de cuatro años de estudiar los periódicos de la época, los muros y calles donde se conocieron Refugio y José Clemente en la Ciudad de México, así como sus viajes a Guadalajara y Zacatecas para ordenar, concatenar fechas históricas que van, de los tiempos de la Revolución hasta 1921. Malvido descubre las huellas de Refugito en Sombrete, donde terminó sus días de maestra, donde dicen que nunca se casó porque vivió enamorada del pintor hasta el fin de sus días; ahí descubrió también el libro parroquial en el que se registra el nacimiento de Tomás Alva Edison. Allá, en el Museo de Sombrete, Refugio está en el cuadro de honor de las mejores maestras de su pueblo.

Adriana Malvido, con este libro, pasa del periodismo a la literatura porque se atreve, con una pluma envidiable, a resanar los vacíos históricos que las cartas no pueden brindarle. Da contexto narrativo a la historia de amor “platónico” entre Cuquita y Orozco (nunca se consumó el amor entre ellos porque sus padres se la llevaron en 1911 a su pueblo). Porfirio Díaz, Bernardo Reyes, Madero, Huerta, Venustiano Carranza, los personajes históricos del país pasan por esta historia de amor juvenil que se trunca en el momento que José Clemente Orozco se casa con Margarita Valladares en 1923.

Refugio murió de neumonía en 1994. Tenía 97 años de edad. Quedó en la memoria de Sombrerete como “la maestra Cuca, novia de José Clemente Orozco”. Las cartas que Refugio le dio a su alumno García Cervantes se guardaron por 29 años, hasta su muerte, en 1990. Su viuda, Eloísa Stivalet, puso a la venta las misivas en 2004. Las adquirió Juan Antonio Pérez Simón, coleccionista de arte mexicano e internacional. Fue el periodista Julio Scherer García quien ofreció las cartas a Adriana Malvido para que escribiera esta historia.

El libro contiene las cartas de Orozco, pero también textos de Adriana Malvido que, aunque rigurosamente testimoniales, poseen rasgos decididamente literarios, como el siguiente:

“Es inevitable, él también se ha convertido en una obsesión para ella y se ha hecho adicta a las palabras de José. Para qué salir de casa a divertirse como las jóvenes de su edad, si el mundo está contenido en el papel…”

Por eso, Refugio se queda sola, hasta su muerte.

Coda

El libro de Adriana Malvido es una prueba irrefutable de que los escritores no necesitan de becas para hacer un trabajo de primerísimo nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada