viernes, 6 de agosto de 2010

Hoy, Doktor Dinero, de Adina Chelminsky en EXCELSIOR



Doktor Dinero
EXCELSIOR

Aprender a quejarse

Muchas veces la forma en que hacemos las reclamaciones determina si conseguimos lo que exigimos, o simplemente no se gana nada. Aquí le mostramos algunas sugerencias sobre cómo hacerlo.
Adina Chelminsky

¿Un diplomado en quejas? ¿Una maestría en reclamaciones? ¿Un curso que nos enseñe a exigir? Podría parecer ridículo e innecesario, pero el aprender a "quejarse profesionalmente" es una de las habilidades más importantes y provechosas que podemos tener al tratar con un banco u otra institución financiera. Forma es fondo, muchas veces la manera en que nos quejamos determina si conseguimos o no lo que estamos exigiendo. La que grita o amenaza más fuerte no siempre es la que gana, solamente es la que se queda más ronca.

I.-Antes de cualquier problema, cuando todo es miel sobre hojuelas y estás apenas por firmar un contrato o comprar algún producto, pregunta cuales son los canales y pasos a seguir en el caso de que exista alguna "diferencia de opiniones". Apúntalos y guarda esta lista en tu cajón.
II.-En el momento de querer hacer una reclamación evalúa cual es el canal más adecuado. Muchas veces elegimos el teléfono o el correo electrónico que si bien son cómodos pueden ser medios bastante ineficientes y lentos. Averigua sobre la posibilidad, y el modo, de hacer la reclamación en persona.
III.-Sea el canal que elijas para hacer los trámites llega preparada. Esto implica tener contigo todos los papeles relacionados a tu reclamación (contratos, estados de cuenta, avisos, recibos). También es útil tener contigo una lista de todos los puntos que quieres discutir y una lista cronológica de cómo han ocurrido los hechos (el día 30 de abril abrí una cuenta. el 28 de noviembre recibí mi estado de cuenta con un cargo adicional).
IV.-Si te hacen saltar de persona en persona, de la supervisora al jefe del jefe del jefe, apunta el nombre y los datos (puesto, teléfono.) de cada una de ellas y las respuestas que te han dado. Así puedes evitar el "me atendió una señorita pero no me acuerdo como se llama" y agilizar el recuento del problema.
V.-Por último, tienes que saber que siempre existen apoyos o instituciones que te pueden ayudar a resolver el problema y/o que pueden presionar a los bancos para que te den una solución, desde un abogado hasta un organismo de atención a los usuarios de servicios financieros (en México la responsable de ayudarte es la Condusef www.condusef.gob.mx).
Ojo, no amenaces con acudir a una de estas instancias si no estás realmente preparada o dispuesta a hacerlo (esto sólo te resta seriedad). Si decides acudir a ellas revisa esta lista desde el punto #2 para poder hacer la reclamación más rápida y eficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada