jueves, 31 de julio de 2014

'PLAZA FRANCIA', de MATÍAS COSTA

31 de Julio 2014

Ha elegido esta foto porque forma parte de un proyecto en el que lleva embarcado varias años y le apasiona. Con The family project ha podido indagar los orígenes de su familia, bucear en las historias secretas o medio contados e ir descubriendo curiosos personajes. Matías Costa (Buenos Aires, 1973) nació en Argentina por casualidad y a los cuatro años emigró a España. Su viaje fue uno más de los Costa: la intensa investigación que está realizando el fotógrafo sobre los orígenes de su familia y los movimientos migratorios que se han visto obligados a realizar durante generaciones le han descubierto las batallas que se han visto obligados a librar sus antecesores. "La familia de mi padre procede de Europa del Este y la de mi madre de España. En un momento de mi vida surgió un interés personal por saber de dónde vengo. Y en esa búsqueda descubro que cada generación se ha visto obligada a abandonar el lugar en el que residen por obligación y no por deseo propio", asegura Costa.

El trabajo que se ha empeñado en realizar consiste en recuperar los archivos familiares y tomar fotografías en los diferentes lugares por los que ha ido pasando su familia. Ha viajado de Lituania a Bielorrusia, de Suiza a Argentina. La imagen que ilustra esta página fue tomada en 2010 en un parque de Buenos Aires junto al lugar de juegos al que Matías Costa tenía por costumbre acudir cuando residía en Argentina. "Son las copas de los árboles del parque, que trazan caminos y rutas que empiezan pero uno no sabe dónde acaban. Para las fotografías que realizo trato de buscar aquellos lugares que tengan una atmósfera de desarraigo y melancolía".

Ese ambiente refleja el trasiego de penurias que tuvieron que sortear los Costa para sobrevivir. "La familia de mi padre es judía, huyó de Rusia y en su escapada quedó atrapada por la Primera y Segunda Guerra Mundial. Mi apellido de origen judío Kostavesky fue castellanizándose hasta terminar en Costa. Creo que fue una treta familiar para lograr sobrevivir a las persecuciones a los judíos".

Matías Costa comenzó su carrera profesional en el fotoperiodismo, trabajando para diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Lentamente se fue desligando de la actualidad y se interesó más por el documental. "Contar historias de otros te permite hacer una investigación más personal", asegura. Su objetivo es realizar imágenes más características y reposadas: en definitiva, un trabajo más artístico. Para este apasionado de la imagen "la fotografía permite liberarse de los clichés y crear un lenguaje propio": "Un lenguaje en el que me siento cómodo y que me permite traspasar la información que ofrecen las diferentes generaciones, envueltas en secretos por hechos traumáticos o situaciones que se han silenciado por miedo a las repercusiones".

En el trasiego por el mundo ha descubierto el paso de uno de sus parientes por Ucrania, su próximo destino. Un viaje que ha quedado aplazado por las circunstancias del país. "Si me dedicase al periodismo me interesaría, pero para lo que yo quiero realizar necesito una atmósfera más calmada", explica.

Costa inició The family project en 2008 y hoy por hoy no tiene fecha de caducidad. "Lo cerraré cuando lo haya exprimido del todo", puntualiza el autor. Parte de este trabajo ha sido expuesto en ARCO y en salas de Barcelona y Portugal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada