jueves, 31 de julio de 2014

LOS LIBROS SON PARA EL VERANO

31 de Julio 2014
Foto: Pixabay (CC)

Teclea en Google las siguientes palabras: «lecturas de verano 2014». Vas a obtener unos 5.190.000 resultados y me temo que en menos de tres meses no te va a dar tiempo a leerlo todo. No te preocupes. Aquí va un resumen de doce, una lista tan personal como heterodoxa de libros con los que pasar estos meses de estío.

1. La trama nupcial, de Jeffrey Eugenides (Editorial Anagrama)


La vida es eso que pasa entre novela y novela de Eugenides, acontecimiento que solo se produce una vez cada siete años. En esta ocasión nos presenta a una heroína moderna de Jane Austen que lee compulsivamente Fragmentos de un discurso amoroso de Roland Barthes y que juega a los amores imposibles. No eres tú, es Madeleine Hanna, tu compañera de tumbona perfecta.


2. Nobles y rebeldes, de Jessica Mitford (Editorial Libros del Asteroide)


El retrato de las seis hermanas Mitford realizado por una de las hermanas Mitford. Las hijas del excéntrico barón de Redesdale eran irreverentes y políticamente incorrectas: una comunista, una fascista, una duquesa, una escritora famosa… Un libro que mezcla felicidad, ternura, política e historia contemporánea. Y prologado por el eterno Christopher Hitchens.

3. Los suicidas del fin del mundo, de Leila Guerriero (Editorial Tusquets)


Entre 1997 y 1999 una docena de jóvenes se suicidaron en Las Heras, un pequeño pueblo de la Patagonia argentina. Hasta el fin del mundo viajó Leila Guerriero para intentar desentrañar qué los había conducido al abismo. Una crónica que podría ser una novela. Atentos a cómo suena el viento a lo largo de las páginas del libro, porque la música de los textos de la Guerriero es uno de sus mayores encantos.

4. Técnicas de iluminación, de Eloy Tizón (Editorial Páginas de Espuma)


El relato corto es el hermano del medio, el que está entre la poesía y la novela, el jamón york del sándwich. Pero Tizón lo reivindica aquí como jamón de pata negra. Déjate iluminar por el mejor cuentista del país y disfruta de un final tan inconcluso como perfecto: «Hasta que un día».

5. Camarón de la Isla. El dolor de un príncipe, de Francisco Peregil (Editorial Libros del KO)


Un viaje del infierno al cielo y de vuelta a los infiernos. Eso fue la vida de José Monge y este libro, publicado originalmente en 1993 y reeditado ahora por Libros del KO, es un quejío que conmueve a los que nunca se conmovieron con el cante de Camarón. Y además, discutamos: ¿es La leyenda del tiempo uno de los mejores discos de la historia del rock español?

6. Chesil beach, de Ian McEwan (Editorial Anagrama)


El «McEwanismo» debería ser declarado como religión. Eso, vaya por delante. El escritor inglés nos presenta aquí a Edward y Florence, una joven pareja que va a pasar su noche de bodas a un hotel junto a Chesil Beach. Una novela corta y una historia de amor de regusto amargo. ¿Como todos los amores de verano?

7. La trabajadora, de Elvira Navarro (Editorial Mondadori)


Entre la rodaja de sandía, la paella y el mojito, a veces es necesario atragantarse con una novela que narra la crisis económica y la crisis personal. Una historia a medio camino entre la precariedad laboral y la salud mental. ¿Una es consecuencia de la otra? Apuntad el nombre de Elvira Navarro, que se suma al de una generación tan necesaria como pujante; la que encabezan Marta Sanz,Belén Gopegui o Isaac Rosa.

8. Demasiada felicidad, de Alice Munro (Editorial Lumen)


Hay que fardar diciendo que has leído al último nobel de literatura. Y hay que disfrutar buceando por los relatos de Munro. Cuando la academia sueca reconoció su trayectoria muchos la compararon con Chéjov. Pero no. La grandeza de Munro es que posee un universo propio, y Demasiada felicidad es una buena forma de adentrarse en él.

9. Vivir de noche, de Dennis Lehane (Editorial RBA)


Viaja hasta el Boston de las décadas de 1920 y 1930, en plena Ley Seca, y comprueba si es posible empatizar con un gángster. Su nombre: Joe Coughlin. Tampoco olvides que el género negro es uno de los mejores amigos de la sombrilla.

10. Cosas que hacen BUM, de Kiko Amat (Editorial Anagrama)


El estilo de Amat es indefinible, el del protagonista de este libro, Pànic Orfila, ídem. Pero apunta algo de lo que dice: «La obsesión es el gemelo maligno de la pasión; van juntos de la mano hasta que uno asesina al otro, y al final solo queda el beso solitario y frío de la obsesión».

11. El Gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald (Editorial Nórdica)


Hasta que te toque la Primitiva y puedas comprarte una mansión en Long Island tendrás que conformarte con la opción de pasar el verano allí gracias a las aventuras de Jay Gatsby y Daisy Buchanan. La edición ilustrada de Nórdica te ayudará a recrear el ambiente. Ha sido, es y será, el clásico al que volver cada mes de agosto.

12. Hasta Aquí, de Wislawa Szymborksa (Bartleby Editores)


Un libro que reúne los trece poemas póstumos de la premio Nobel polaca. El punto y final de su obra. Su forma de levar anclas.

Y al final dejé de saber
qué era lo que tanto buscaba



* Nota a pie de página: los libros son para vivirlos. No tengas miedo de doblarlos, subrayarlos, mancharlos o llenarlos de arena de playa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada