viernes, 14 de marzo de 2014

HACER TRAMPA TIENE CONSECUENCIAS


Brazotes, por fin. Foto: Video de Barcroft Media en Youtube

Los músculos del fisicoculturista brasileño Arlindo de Souza sorprenden. Sus bíceps miden 29 pulgadas, pero no los consiguió únicamente por medio del levantamiento de pesas.  

Por eso no es tan fuerte como pareciera. De Souza, de 43 años, ha logrado sus enormes músculos inyectándose una mezcla de aceite mineral y alcohol. Pero aun siendo tan grandes sus bíceps, este hombre no puede levantar más peso que el que levantaba antes de comenzar a usar sustancias artificiales hace dos años, según Barcroft TV. De Souza es un albañil que quería convertirse en el hombre más grande de su gimnasio, localizado en Olinda, Brasil. 

Ya había usado esteroides, hormonas y vitaminas para caballos, pero un amigo del gimnasio le sugirió probar la mezcla de líquidos para sacar ventaja. “El muchacho me lo dio. Dijo: ‘Toma esto, te hará crecer en días’”, dijo de Souza, según el Mirror. ”Llené la jeringuilla, la puse en mi brazo, la inyecté y ahí mismo creció. 

A decir la verdad, no sentí nada. A veces había un poco de mareo, pero aparte de eso nada más”. Este tipo de inyecciones dañan el tejido muscular y pueden causar múltiples abscesos que pueden desencadenar en amputaciones y hasta la muerte, según reportó New York Post. De Souza ya perdió un amigo que según él, sobrepasó los límites. ”No le aconsejo a nadie usar este aceite”, dijo de Souza según Daily Star.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada