martes, 18 de marzo de 2014

LÉMURES DROGADOS



Los lémures nativos de Madagascar buscan milpiés en los árboles para someterlos a una tortura narcótica. 

Como muestra este video de la BBC, estos curiosos primates inflingen pequeños mordiscos en los milpiés para que éstos produzcan una serie de químicos de defensa, incluyendo cianuro —una sustancia que en dosis más altas puede ser letal (Hitler incluso se habría suicidado utilizando pastillas de cianuro). Los lémures se frotan el cuerpo con estas secreciones, las cuales fungen como repelentes de insectos a la vez que los colocan en un estado de embeleso: una dulce y evolutivamente útil adicción. Los químicos secretados literalmente dejan a los lémures babeando, soñando en los árboles. El video es una especie de arrullo psicotrópico en el que la BBC ciertamente representa a estos animales de manera antropomórfica, con un rictus de placer en cámara lenta.


Los lémures son considerados sagrados en Madagascar por la población antigua —su nombre significa fantasma o ancestro. Para aquellos que gustan de los lémures y las drogas, recomendamos la novela El Fantasma Accidental, de William Burroughs, ubicada en Madagascar, donde los lémures son los fantasmas ocasionales que atraviesan el campo visionario de un capitán británico con un afición al yagé. La novela acaba en un canto ecológico fúnebre del planeta, entre virus y conspiración, pero siempre con un alianza de ternura espectral con los lémures.

FUENTE

MÁS DE VERDE QUE TE QUIERO VERDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada