viernes, 20 de junio de 2014

POR ESE NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO

20 de Junio 2014
"¿Pero en qué momento me volví tan mayor?" Es algo que, de vez en cuando, se te viene a la cabeza. Nadie dijo que ser adultos fuera fácil. Hay facturas que pagar, te duelen las articulaciones, tienes que ir a comer a casa de tus suegros. Tienes que pensar todo el rato. Ser adulto es un asco.


Pero calma. Hacerse mayor no significa obligatoriamente perder la capacidad de asombrarte, de descubrir cosas, que tenías en la niñez. Como dice un usuario de Imgur, "somos adultos, y por eso mismo podemos decidir qué significa ser adulto exactamente".

Las interpretaciones sobre la vida adulta son muchas. Aquí van unas cuantas:

¿Te acuerdas de todo aquello que querías hacer cuando eras niño pero no te dejaban?


Es el momento.


Has tenido algunas ideas realmente buenas.

Ummm, ¿por qué estaremos pensando en esto?

Saboréalo con ganas.

Efectivamente, son macarrones con queso ENCIMA de un trozo de pizza. Cosas que hay que comerse sin una pizca de vergüenza.

Porque nadie está supervisándote.


Eres TÚ el que supervisa.

¿A quién hay que pedirle poder ser el mejor amigo del músico Dave Grohl?


Ummm, la mayor parte del tiempo.

¡Chucuchú!


Ya en serio, dejar pasar la oportunidad de ponerte estos tubos de plástico como brazos sería simplemente irresponsable.

También sería irresponsable no hacer una batalla con los tubos, claro.

Y alguien tendrá que probar cuánto aguanta sin romperse ese papel de plástico para envolver.

Por la ciencia. Y por Spiderman.


Otras veces también está bien revisitar algunos clásicos de la niñez.

¿Sabías que Amazon te manda bolas de repuesto para una piscina casera?


Es como si el mundo no te quedara pequeño.



Eres más sensato, más maduro.

¡JUAS!


Con un sentido del humor mucho más refinado.

¡Eh tíos, que pone "penis", que es "pene" en inglés!


Pero eso no significa que ya no seas bueno (incluso mejor) haciendo aquello que adorabas hacer cuando eras niño.

Solo aspiramos en esta vida a estar tan llenos de alegría como este tipo. Algún día.


Simplemente tienes que darlo todo siendo creativo.

Ya te estamos buscando un plan para el próximo Halloween.


Y quizá probar algunas cosas nuevas...

¿Padre del año? Padre del año.


Especialmente cuando tu rutina se hace cuesta arriba.



Y, por encima de todo, recuerda que el mundo todavía está repleto de maravillas que quedan por explorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada