miércoles, 22 de enero de 2014

"BONO: EN EL NOMBRE DEL PODER"





Para el periodista y escritor irlandés Harry Browne, autor del libro "Bono: en el nombre del poder", si se hace un balance entre la ayuda humanitaria que ha auspiciado el cantante del grupo de rock U2 y las ganancias que a partir de ese altruismo obtienen los corporativos transnacionales, de los que el músico es también representante, resulta que Bono ha hecho más daño del que parece, ya que se ha convertido en portavoz de la élite occidental, al defender la visión y el modelo económico neoliberal de personajes como George Bush, Tony Blair, Jesse Helms, Condoleezza Rice, Bill Clinton, Steve Jobs y Bill Gates, por nombrar algunos.

Puesto en circulación por el sello independiente Sexto Piso, con traducción de María Tabuyo y Agustín López Tobajas, Bono: en el nombre del poderes una rigurosa y detallada investigación en la que el autor profundiza no en la calidad musical del cantante y líder de una de las bandas con más éxito de las recientes décadas, sino en lo que Harry Browne denomina "filantrocapitalismo", modelo de ayuda basado en la aceptación incondicional de las políticas neoliberales. Modelo del que, como otros ricos empresarios, Bono se ha beneficiado.

Según Browne, el libro “no es una condena a Bono, de lo que se trata es de cuestionar lo que éste representa como portavoz de un filantrocapitalismo. La idea es situarlo dentro de esas estructuras económicas neoliberales, aquellas que auspician campañas humanitarias que, con una mano dan y con otra quitan mucho más”.

Pagan impuestos en Holanda

La investigación del periodista irlandés, quien ha trabajado para periódicos comoThe Irish Times, Sunday Times, Irish Daily Mail y el Sunday Business Post,va más allá de la celebridad y relata también cómo los miembros de U2 cambiaron su dirección fiscal a Holanda para pagar menos impuestos; cómo cuentan con una red de empresas que logró reportar pérdidas el año en el que U2 realizó la gira más taquillera en la historia del rock, y cómo Bono ha anunciado productos de Louis Vuitton y Apple, dos de la compañías responsables de la devastación del continente africano, entre otras cuestiones.

No es nada personal, apuntó el autor, pero me temo que uno de los primeros pasos para buscar la justicia real es dejar de comprar el mensaje que nos están vendiendo.

De acuerdo con Diego Rabasa, director y editor de Sexto Piso, el trabajo fue muy riguroso: 85 por ciento fue investigación y 15 por ciento trabajo de campo. Browne habló con distintas personas, además de académicos y economistas.

Toda la documentación, afirma el editor, es muy sólida. El volumenrefleja cómo los corporativos trasnacionales, tienen cada vez más influencia y poder a través de un supuesto altruismo, pero que en realidad encubre toda una operación financiera de alcances globales, como representantes de un neoliberalismo salvaje.

Harry Browne explica en dicho volumen que esas operaciones son como si un hombre brinda ayuda humanitaria con la mano izquierda y con la derecha saquea a quienes auxilia.

Caso concreto, detalla Rabasa, “es una empresa textil que Bono y su esposa montaron en África para apoyar a los artesanos locales, pero como los costos eran muy altos, mandaron la maquila a China, para luego vender el producto como si hubiera sido fabricado en África.

No es nada personal, reitera el autor. La idea es situar a Bono y su figura dentro de esas estructuras de poder económicas neoliberales que auspician campañas humanitarias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada