viernes, 31 de enero de 2014

EL INQUIETANTE ‘LAGO DE LA MUERTE’





Nick Brandt es un prestigioso fotógrafo de origen inglés que se caracteriza por su trabajo completamente dedicado a fotografiar exclusivamente el continente africano. Su gran meta es dar cuenta de la situación en la que se encuentra la vida en dicho lugar, registrarlo en forma gráfica y dar el último testimonio de los animales salvajes y los lugares naturales de África antes de que desaparezcan por las destructivas conductas que resultan del inmenso egoísmo humano.


Las fotografías que puedes ver en el vídeo desde hace algunas semanas recorren la red, causando estupor y asombro por sus terroríficos contenidos, a nivel mundial. 


Como podrás observar, en ellas podemos ver varios animales que parecen haber sido momificados o mágicamente petrificadas de forma instantánea en el devastador lago Natron. Échales un vistazo...



El lago Natron es un lago de agua salada, endorreico (sin salida al mar), ubicado en la región oriental del continente africano, más precisamente, en la frontera entre Kenia y Tanzania, sobre el Gran Valle del Rift. Su superficie tiene entre unos 600 y 800 km², pero en ocasiones logra superar los 1000 km². Este lago salado es uno de los más serenos de toda África, pero al estar tan cerca del majestuoso estratovolcán Ol Doinyo Lengai (“La montaña de Dios”), numerosos son sus complejos compuestos químicos.

Desde este lago se suelen extraer distintos tipos de sales de cloro, sodio y magnesio. Sus aguas alcalinas tienen un increíble pH de 10.5 y es un líquido tan cáustico que puede provocar serias quemaduras en la piel y en los ojos de los animales que allí se acercan y que, lógicamente, aún no han logrado adaptarse.




La alcalinidad de estas aguas proviene, entre otras cosas, del carbonato de sodio y otros compuestos minerales que, desde las montañas circundantes, desembocan en el lago. El carbonato de sodio, uno de los compuestos químicos que más abunda en el lago, es justamente uno de los que más se empleaban en el Antiguo Egipto para la momificación, actuando como un conservante muy eficaz.

Aun así, es importante mencionar que estos animales no han muerto a causa del lago en sí, sino que simplemente se petrificaron y conservaron por estos compuestos. De hecho, muchos animales que sí son capaces de adaptarse a las aguas de este lago, acuden allí para anidar, refrescarse (dependiendo la época del año, ya que en primavera alcanza los 41° C) y hospedarse durante períodos de sequía.



Por último, también es fundamental señalar que el propio Nick Brandt aclaró que las fotografías fueron preparadas con fines artísticos y que él mismo colocó a estos animales petrificados, que encontró en las orillas y cercanías del lago, de forma tal que pareciera que habían muerto en ese preciso instante, en el lago. Lo cierto es que, innegablemente, estas fotografías mezclan arte y ciencia de un modo admirable.

FUENTE

MÁS DE VERDE QUE TE QUIERO VERDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada