jueves, 8 de mayo de 2014

FRANK GEHRY GANA EL ASTURIAS

08 de mayo 2014

Después de seis candidaturas el arquitecto estadounidense Frank Gehry, de 85 años de edad, se convirtió ayer en el ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Artes, que está dotado con 50 mil euros, por «la relevancia y la repercusión de sus creaciones en numerosos países, con las que ha definido e impulsado la arquitectura en el último medio siglo», según destacó el jurado. 

Nacido en Toronto (Canadá) pero de nacionalidad estadounidense (con 15 años se trasladó con su familia a Los Ángeles), durante cinco décadas Gehry ha sembrado el mundo de una arquitectura impactante por su uso innovador de los materiales y sus formas modeladas como si fueran plastilina.

Tras graduarse en arquitectura y vivir unos años en París, donde estudió las obras de Le Corbusier, en los años 70 y con 40 años Gerhy regresó a Estados Unidos donde comenzó a destacar por sus diseños de mobiliario y de edificios en los que mezclaba materiales como el titanio y el vidrio. En aquella época él y su mujer, la panameña Berta Aguilera, pasaban por dificultades económicas, así que construyó, o mejor dicho, deconstruyó el interior de la casa que acababa de comprar en Santa Mónica (California) con materiales baratos de ferretería y revistió el exterior de contrachapados de madera y de mallas metálicas que fueron muy criticados por los vecinos pero que le comenzaron a darle fama mundial.

Pronto pasó de arquitecto y artista y se convirtió en uno de los más destacados representantes de la corriente deconstructivista de Estados Unidos, y ahora es uno de los más importantes y admirados del mundo. Él concibe los edificios como obras de arte, dice que «la arquitectura debe hablar por su tiempo y su lugar y, a la vez, anhelar la eternidad», asegura que sus edificios son resultado de largos estudios, y distingue entre edificios que no son buenos ni técnicamente ni financieramente y los que si lo son.

DG Bank - Berlin

Su obra está muy ligada a España y en concreto a Bilbao, ciudad que le abrió las puertas a Europa. Allí construyó su obra más emblemática: el museo Guggenheim de Bilbao, un proyecto especial para él porque lo hizo con total libertad de las autoridades vascas y por la que siente más admiración. Un impresionante edificio con forma de barco que ha transformado la ciudad vasca y se ha convertido en símbolo de la ciudad y en lugar de visita obligada.

Dancing House - Praga

Museo Guggenheim - Bilbao

Un edificio en el que empleó cristal, acero inoxidable, zinc, y titanio, mezclados con otros como la piedra y por el que obtuvo diversos premios, como el de la Fundación austriaca Friedrich Kiesler (1998) o el Premio Internacional de Diseño (1999) que le concedió la Sociedad de Ingeniería de Iluminación de Norteamérica.

También aquí son obras suyas la escultura del puerto Olímpico de Barcelona, una escultura de un pez gigante de unos treinta metros que hay en los jardines del Hotel Arts de Barcelona (1992) y la Bodega Hotel Marqués de Riscal que hizo en Elciego (Álava), un edificio de formas onduladas y revestido de tinanio de tres colores diferentes: rosa, por el vino tinto; oro, por la malla que cubre las botellas; y plata, por el tapón de corcho de las botellas.

Museo Guggenheim

Además Gehry ha diseñado el Museo Aeroespacial de California (1982-1984) por el que en 1989 recibió el Premio Pritzker, el máximo reconocimiento mundial de arquitectura, comparable al Premio Nobel. Así como el Museo de Arte de la Universidad de Toledo (Ohio); el Centro de Artes Escénicas del Bard College, (Nueva York, 2003); el Auditorio Walt Disney (Los Ángeles, 2003), para muchos su mejor edificio; la casa danzante de Praga (República Checa); el Museo de Historia de los Judíos Polacos en Varsovia (Polonia); la recuperación del Parque Meyer en Lisboa (Portugal) y el «Acuario del Mundo» en el sector Pacífico de la entrada del Canal de Panamá, en 2004.

Sala de conciertos Lightmatter Walt Disney- Los Angeles

Pabellon Pritzker - Chicago

Star Wood Hotel - El ciego

Museo Weisman - Minneapolis

En la votación final Gehry se impuso a otros 35 candidatos como los del videoartista estadounidense Bill Viola, el compositor y director de orquesta español Cristóbal Halffner, además de figurar otros arquitectos como Arata Isozaki y Toyo Ito, la cineasta belga Agnès Varda, el músico estonio Arvo Pärt y el pianista chino Lang Lang, entre otros.

Frank Gehry, «profundamente agradecido» por el Asturias

El arquitecto norteamericano Frank Gehry dijo estar «profundamente agradecido» por el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, con el que hoy ha sido galardonado.

«Estoy profundamente agradecido por recibir este prestigioso premio», indicó Gehry en un comunicado remitido.

«España ocupa un lugar importante en mi corazón y en mi historia personal. Aunque soy de Canadá y de Estados Unidos, siempre me siento como en casa en España. Estoy muy satisfecho de formar parte del legado de este importante premio», añadió.

Gehry, que en 1989 recibió el Premio Pritzker de Arquitectura, el máximo reconocimiento mundial en la materia, está considerado como uno de los más destacados representantes de la corriente deconstructivista de Estados Unidos.

Esta corriente se caracteriza por la fragmentación y por la ruptura de un proceso de diseño lineal, que da como resultado edificios de una apariencia visual impactante, como el Museo Guggenheim de Bilbao (1997) o el edificio Nationale-Nederlanden, conocido como Casa Danzante, de Praga (1996).

El jurado, presidido por el empresario José Lladó, ha reconocido la relevancia y repercusión de sus creaciones «con las que ha definido e impulsado la arquitectura en el último medio siglo», caracterizadas por un «juego virtuoso con formas complejas, por el uso de materiales poco comunes, como el titanio, y por su innovación tecnológica, que ha tenido repercusión también en otras artes».

Gehry, que nació en 1929 en Toronto (Canadá), pero adoptó la nacionalidad estadounidense después de trasladarse en 1947 a Los Ángeles con sus padres, comenzó a destacar por sus edificios de formas esculturales en la década de 1970, época en la que también empezó a desarrollar su faceta como diseñador de mobiliario.
Los diseños del arquitecto, cuya candidatura fue propuesta por el director de la Solomon R. Guggenheim Foundation de Nueva York, Richard Armstrong, han recibido más de cien premios en todo el mundo.

Entre ellos destacan más de una decena de doctorados honorarios y el Arnold W. Brunner Memorial Prize (EEUU, 1977), el Premio Pritzker (1989), el Wolf de las Artes (Israel, 1992), el Praemium Imperiale (Japón, 1992), el Dorothy and Lillian Gish (1994), el Friedrich Kiesler (Austria, 1998) y el Twenty Five Year Award del Instituto Americano de Arquitectos (2012).

Posee además la Medalla Nacional de las Artes de los Estados Unidos (1998), la Medalla Lotos al Mérito (EE.UU., 1999), la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectos (1999) y la Real Medalla de Oro a la promoción de la arquitectura (2000), que otorga la Reina de Inglaterra.
Gehry se ha convertido en el sexto arquitecto que obtiene el Premio Príncipe de Asturias de las Artes tras Óscar Niemeyer, Francisco Javier Sáenz de Oiza, Santiago Calatrava, Norman Foster y Rafael Moneo, que lo obtuvo en 2012.

El de las Artes, al igual que los otros siete premios que concede anualmente la Fundación Príncipe de Asturias, está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón–, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia.

El pasado año el galardón fue para el cineasta austríaco Michael Haneke, que se sumó así a una lista de premiados integrada, entre otros, por Riccardo Muti, Richard Serra, Norman Foster, Woody Allen, Paco de Lucía, Bárbara Hendricks, Vittorio Gassmann, Fernando Fernán Gómez, Bob Dylan, Miquel Barceló, Pedro Almodóvar, Óscar Niemeyer, Eduardo Chillida y Luis García Berlanga.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada