viernes, 30 de mayo de 2014

¿POR QUÉ EL DESCONTENTO?

30 de Mayo 2014
Pareciera que cada día aparece un nuevo informe que pinta un panorama sombrío de la Copa del Mundo. Estadios y otras instalaciones relacionadas con el evento, tales como aeropuertos no están completamente terminados. Las protestas siguen sucediendo y el ánimo en el país no es que uno se hubiera imaginado de Brasil organizando una Copa del Mundo.


¿Cuáles son las mayores causas de los disturbios y la molestia social? La increíblemente elevada cifra de fondos públicos que Brasil ha gastado para llevar a cabo el evento.

Ni la Copa del Mundo, ni su entidad organizadora, son totalmente culpables de la frustración y la indignación que brasileños sienten sobre el evento. Los brasileños no se reúnen en las calles para protestar por el evento deportivo en sí, sino más bien por una lucha de muchos años contra su gobierno, que a su juicio no ha logrado cumplir las promesas con las que se comprometió. Es una contienda mucho más grande que el mundial, e incluye la educación, la salud y la vivienda. Se espera que Brasil gaste cerca de 11.700 millones de dólares en esta Copa del Mundo y muchos brasileños sienten que ese dinero hubiese estado mucho mejor gastado si se invertía en las necesidades sociales en vez de darse el lujo de organizar un mundial.

Cuando te das cuenta de que los miles de millones gastados provienen de fondos públicos de Brasil, y que todos los ingresos de entradas y de derechos televisivos de la Copa van directamente a la FIFA, sin impuestos (lo cual es cierto de todas las Copas del Mundo), el malestar público parece inevitable.


El astronómicamente alto costo del torneo es la gran preocupación entre los brasileños. Con un precio final que se espera supere los 11 mil millones de dólares, será el mundial más caro hasta la fecha. Sudáfrica gastó cerca de un tercio en 2010, cerca de USD 3 mil millones, y en su momento fue el más caro de la historia.


Teniendo todo lo anterior en mente, un 55% de los brasileños considera que organizar el evento fue dañino para su país.


No habrá Copa del Mundo, escribe un manifestante.


Un manifestando acusando a la presidenta de priorizar la inversión en fútbol en lugar de educación.


El fútbol no alimenta a las familias que no tienen que comer.


Este video fue realizado por Amnistía Internacional, que refleja lo que esta sucediendo en las calles de Brasil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada