lunes, 5 de mayo de 2014

JUAN VILLORO: POLÍTICA, FUTBOL Y LITERATURA

05 de Mayo 2014

El cronista Juan Villoro habló en Guanajuato de política. de futbol y de literatura. Foto: ZonaFranca

La estrategia del gobierno federal para comunicar las reformas estructurales impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto ha estado “llena de defectos”, lo que ha generado confusión, rechazo y una falta de entendimiento total por parte de la población, aseguró el cronista Juan Villoro.

Villoro recibió el fin de semana en la Feria Nacional del Libro de León el reconocimiento “Compromiso con las letras”, y en este marco habló de temas que van desde las reformas estructurales, las ferias del libro y el resultado que espera de la selección nacional en el Mundial de Futbol Brasil 2014.

En el caso de las reformas, consideró que hablan de cosas que la gente no comprende y puso el ejemplo de la Telecomunicaciones que maneja términos como el must carrie, must offer [una disposición que insta a los proveedores de televisión por cable a incluir en su señal a todos los canales locales de televisión] o calificativos como “preponderantes”, mismos que la gente no comprende.

A esto, contribuye también que el Congreso haya renunciado a discutir ampliamente estas reformas que ha pasado por la aprobación fast track en días, además, de poca atención pública, como el de la Virgen de Guadalupe. “De modo, que nos hemos quedado los ciudadanos, ante una situación de no saber lo que ocurre”. En el caso de la participación de la selección en el Mundial no dio muchas esperanzas de que logre algo grande. Juan Villoro tiene un compromiso claro con las letras y con el fomento a lectura, por lo que también, explicó cuál es la responsabilidad que tiene al ser uno de los escritores más destacados en la actualidad.

-Has sido crítico de las ferias del libro, sobre todo con la de Guadalajara, ¿son éstas un mal necesario?

-Es buena definición la tuya, un mal necesario. Creo que es importante que la industria del libro se mueva como tal y que tenga un desarrollo económico en un país donde hay un mercado muy reducido para los libros. Las ferias tienen este propósito noble de incentivar a la industria. La de Guadalajara creo que peca de gigantismo y confunde el éxito con la estadística. No es posible que en una feria haya tantísimas actividades y que realmente sean atendidas por todo mundo. Desde ese punto de vista cultural, la feria del libro de Guadalajara nos queda a deber. Son mejores otras ferias, como la de Monterrey donde tu puedes tener un trato mucho más cercano con la gente y donde hay un conjunto de actividades en el que puedes decidir razonablemente que ves y que no ves. Lo otro es como un circo de demasiadas pistas. El autor que más vende en la Feria del Libro de Guadalajara es Chespirito o Brozo. No es ni siquiera Vargas Llosa, por no hablar de algún autor que pudiera despuntar. No hay un solo libro que haya sido consagrado por la Feria de Guadalajara. No ha habido un solo libro que surgiendo de un joven escritor o desconocido, en la feria se haya convertido en el libro de ese momento y eso lo haya catapultado para ser un autor de importancia.

-¿Qué piensas de las 10 preguntas que le hizo el director de cine Alfonso Cuarón al presidente Enrique Peña Nieto y de las críticas que ha recibido por hacerlas?

-Creo que fue muy importante, primero que nada, porque una de las cosas más civilizadas que podemos tener es hacer preguntas. No se trata de criticar por criticar, no se trata de opinar ni decir ‘aquí estoy yo’, sino quiero que me expliquen cosas que no comprendo. Se trata de un grupo de preguntas, un cuestionario, muy razonable, que muchos mexicanos nos hemos hecho. Creo que las reformas de Peña Nieto han tenido muchos defectos y entre ellos está la incapacidad de comunicarlas.

La primera víctima de las reformas, ha sido el lenguaje. De modo que se nos habla de cosas muy abstrusas, por ejemplo en la Reforma de Telecomunicaciones se habla de must carrie, must offer, preponderantes… que la gente no comprende. El Congreso ha renunciado a discutir ampliamente esto, ha aprobado en fast track algunas de las reformas, en días, además, de poca atención pública, como el de la Virgen de Guadalupe, por ejemplo. De modo, que nos hemos quedado los ciudadanos, ante una situación de no saber lo que ocurre.

Por otro lado la propaganda oficial ha sido muy engañosa, porque la propaganda dice: “va a bajar el precio de la luz si apoyas la Reforma energética” y un hombre se lo dice a una mujer, con un tono machista, porque siempre es el hombre el que le explica a la mujer las cosas. Y al final una voz nos dice: “si quieres saber de qué se trata, infórmate”.

En vez de que la propaganda nos informe, condena a la población a que se informe por su cuenta y si no lo hace, la población queda descalificada. Entonces, lo que justamente viene pidiendo Cuarón es lo que muchos queremos que nos informen. Gracias a las preguntas de Cuarón ya nos hemos ido enterando de algunas cosas importantes, por ejemplo, cuando supuestamente va a bajar la luz, que hay un estimado que será para 2018. O sea que pueden pasar mil cosas, puede cambiar la política… mientras ocurría la campaña oficial, ya subió la luz, para empezar.

En segundo lugar, cuando sabemos, ahora, gracias a las preguntas, que será en el 2018, cambia la cercanía a esto. Y hay muchas otras preguntas que debemos seguir haciendo. Entonces, yo creo, fue un ejercicio muy notable. Un sector de la política descalifica, como el coordinador del Partido Verde Ecologista, descalifica a Cuarón porque no vive en México y no oyó los debates.

Yo vivo en México, oí los debates que son intrascendentes, abstrusos, incomprensibles… y creo que todo mexicano tiene derecho a opinar. Y a través de las preguntas movilizó el debate y está demostrando que en México, aunque el PRI tiene el camino por delante y una oposición muy floja, tanto en el PAN como en el PRD, la ciudadanía de pronto se organiza para poner los puntos sobre las íes.

-Es inevitable hablar de fútbol, ¿qué quisiste ser primero futbolista o escritor?

-Futbolista, porque de chavo obviamente no tienes ninguna relación con los libros, me encantaba el futbol y jugaba en los Pumas desde infantil hasta juvenil AA e incluso me probé con la reserva especial, que es la antesala del primer equipo. Estuve, digámoslo así, a punto de llegar. Evidentemente no tenía facultades, lo sabía incluso antes de probarme con la reserva especial y ahí se acabó ese sueño y me hubiera encantado ser futbolista, por supuesto que sí.

-¿Cómo ves la liguilla?

-Yo creo que en general la liguilla es una aberración. Deberíamos tener torneos largos, como los que tienen las ligas de Europa. Y esa es una cosa grave. El León clasificó en octavo lugar, casi esperando no clasificar para poder jugar con más atención la Libertadores, ahora podría ser campeón si remonta contra el Cruz Azul. Yo creo que es un sistema injusto, porque premia al octavo y al mismo tiempo fomenta la inestabilidad. Porque dentro de seis meses vuelve a haber un mini campeonato con otra liguilla y entonces cómo va a tener regularidad la Selección Nacional si tenemos campeonatos en donde cada seis meses hay un campeón, se venden jugadores, cambian las estrategias y dese 1996 hasta la fecha, solamente los Pumas de Hugo Sánchez han sido campeones dos veces seguidas. Solamente ese equipo ha conquistado el torneo a lo largo de un año y la segunda de las veces calificando en octavo lugar. Entonces esto habla de la falta de consistencia que tiene la liga y que naturalmente esto ha repercutido en la Selección que ha sido una vergüenza.

-Entonces ¿ni soñar con el quinto partido de la Selección en el Mundial de Brasil?

-No, no, no creo que llegue ni al cuarto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada